4 trucos para controlar los ladridos.

doodle-barking-2965983_640

Ladrar es algo normal en los perros, es una forma que tienen de comunicarse como ya contamos en “El lenguaje canino: ¿Cómo entender a mi perro y cómo hacer que me entienda?”, pero a veces se convierte en algo excesivo e insistente que resulta molesto. Hoy os enseñamos algunos consejos para controlar esos ladridos.

Cuando nuestro perro ladra, lo primero que tenemos que hacer es poner interés e intentar deducir por qué lo hace. Si conocemos a nuestro amigo peludo lo más seguro es que enseguida sepamos la razón de sus sonidos. Por ejemplo, Bony cuando quiere jugar me deja su peluche en los pies y da pequeños gruñidos, cuando quiere salir da ladridos muy altos y se pone enfrente de la correa, cuando quiere que la siga me mira y ladra de forma repetitiva en un tono alto, etc.

Normalmente puedes saber el motivo por el que ladra en función de a quién o a qué esté mirando, si no le entiendes puedes decir algo cómo “¿Qué?” o buscar algo y mirarle para hacerle comprender que no sabes lo que le pasa, te sorprenderá como intenta por otros medios explicártelo.

2627250923_b97f6c76b7_z.jpg

¿Cómo sé que debo corregir a mi perro? Si el ladrido se vuelve repetitivo y obsesivo o el motivo no es adecuado (por ejemplo ladrar a alguien por la calle) es cuando se le debe llamar la atención.

Para controlar los ladridos en situaciones que lo requieran debemos, sobre todo, mantenernos tranquilos aunque el ladrido nos moleste, así nuestro perro nos hará más caso ¿A quién escucharías más a una persona que no para de gritarte de forma brusca o a otra que te pide con calma y respeto que dejes de hacer algo?

Corregir a nuestra mascota no es gritar, regañar ni mucho menos pegar, os aseguro que es mucho más productivo y ético decir las cosas de forma firme y calmada y premiar el buen comportamiento (una chuche, una caricia o una palabra en un tono dulce basta).

8362024438_e0353aba0f_z.jpg

Recuerda que educar a un perro conlleva paciencia, los problemas no se solucionan de la noche a la mañana por lo que hay que ser constante. También puede que estos consejos no te funcionen ya que no todos los perros son iguales, en tal caso te recomiendo que consultes con un profesional que podrá ayudarte con una terapia más especializada.

Trucos para controlar los ladridos:

  • Distraer. Pongámonos en situación: voy dando un paseo por la calle y de repente pasa una bicicleta, mi perro se pone a ladrar mucho y yo no paro de tirar de la correa y decirle “no, no, no” pero él no me escucha porque está demasiado concentrado en la bicicleta. Bien, queremos conseguir su atención para que la aparte de aquello a lo que esté ladrando, así que probemos a ponerle delante de su vista su chuche favorita sin llegar a dársela. Cuando deje de ladrar y nos preste atención se la daremos.

26204062119_9f67767f5c_o

  • Acto de presencia. Cuando estemos por casa o por un parque y nuestro perro se ponga a ladrar de forma repetitiva, ponte delante de él, mírale y adopta con tu cuerpo una posición firme, bloqueando así su comportamiento. Puedes acompañarlo con un sonido corto y calmado como ‘chss’ o ‘no’.
  • Ignorar. Este apartado sirve para cuando nuestro perro quiere jugar y nosotros no podemos, a veces se ponen tan pesados que no paran de ladrar hasta que les tiramos la pelota. Si no tenemos nada que hacer, perfecto, jugamos con él tranquilamente pero si estamos ocupados y se pone a insistir ni le decimos nada, ni le miramos, simplemente le ignoramos, terminará entendiendo que no es momento de jugar.

dog-2744223_640

  • Ladrar por soledad o aburrimiento. Esto es algo muy común en cachorros sobre todo, se ponen a llorar cuando nos vamos de casa. Para este caso lo mejor es hacerlo progresivo y mediante chuches. Por ejemplo, le damos un hueso para roer o un  juguete de los que el perro tiene que intentar sacar la golosina (estupendos contra el aburrimiento) y le dejamos solo media hora, otro día hacemos lo mismo pero esta vez le dejamos una hora y así sucesivamente hasta que deje de ladrar cuando no estamos. Puede ser que deje de hacerlo simplemente si le damos una golosina o juguete de morder y nos vamos sin que nos vea.

En cualquier caso, lo que se necesita es constancia, paciencia y premiar a nuestra mascota cuanto consiga el comportamiento que queremos.

¿Te han funcionado estos trucos? ¿Quieres compartir alguno más? Déjanoslo en los comentarios, en Twitter (@laicucan) o en Facebook (LaicuCan) ¡Nos encantará saberlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s